Zona Bloque 3

  • Inicio
  • INFORMES TÉCNICOS DESCARTAN EL ALCOHOL COMO PRINCIPAL CAUSANTE DE MUERTES

INFORMES TÉCNICOS DESCARTAN EL ALCOHOL COMO PRINCIPAL CAUSANTE DE MUERTES

INFORMES TÉCNICOS DESCARTAN EL ALCOHOL COMO PRINCIPAL CAUSANTE DE MUERTES

Santiago de Cali, abril 16 de 2009.-

El Concejo de Cali analizó en sesión plenaria la situación de seguridad de la capital del Valle, especialmente en lo que corresponde a los homicidios que superó en el primer trimestre el 20%. El debate propuesto buscaba encontrar alternativas para frenar la violencia, pero solo el Comandante de la Policía Metropolitana Brigadier General Gustavo Adolfo Ricaurte Tapia, se atrevió a revelar un plan que demanda recursos, equipos y personal para devolver el orden a la ciudad. Los Cai blindados que se construyeron el año anterior no están en funcionamiento porque no tienen servicios públicos e inmobiliarios. Concejales de Cali plantearon una modificación a la ley zanahoria por considerar que esa medida poco o nada aporta a la seguridad y los homicidios en Cali.

Los informes y estadísticas presentados por las instituciones encargadas de la seguridad en Cali, dejan entrever que la inversión de recursos para contrarrestar la inseguridad en la capital del Valle no funcionan porque la articulación con la Policía es mínima, y el único plan maestro que se conoce es el que presentó al Concejo en el año 2006 la misma Policía lo que motivo aumentar los presupuestos para seguridad, “que hoy no dan resultado porque cada año disminuye desde el año 2005”.

Mientras que el Concejal Carlos Hernando Pinilla Malo propuso revisar la política de seguridad que tiene Cali, especialmente en aquellas comunas más vulnerables, además de desmotar la ley zanahoria; el Concejal y epidemiólogo Rodrigo Guerrero Velasco demando mayor inversión social y atacar las multicausales que hoy son los motivantes e la violencia en la Sultana del Valle, “más allá de establecer una ley zanahoria”.

Pinilla solicitó del gobierno departamental proponer una ordenanza para que se unifiquen horarios de rumba dado que no existe área metropolitana; “eso sería coherente con el discurso de no apoyar al Alcalde con el horario de ley zanahoria”. Incluso insistió en renegociar la deuda pública para aumentar los aportes a la Policía.

Jaime Adolfo Gasca Cuellar solicitó desmontar esa ley zanahoria, para no afectar la hora de rumba en Cali afectando de paso la industria de la noche, y desplazando a los caleños hacia los municipios del área Metropolitana.

El Concejal Wilson Neber Arias Castillo sostuvo que la ley zanahoria, según la propia Cisalva en el año 2007 explicó que a pesar de tener injerencia el consumo de alcohol en las muertes, no se tiene claro que sea esa la causa principal de esas muertes.

Para el Concejal Jorge Eliécer Tamayo Marulanda el problema de violencia de Cali se centra en la inequidad, de ahí la crítica hacia la manera como se invierten los recursos. “Cali no puede destinar en un año los 40 mil millones de pesos que demanda el plan maestro, mientras que en la capital del Valle hay necesidades superiores que requieren sectores sociales como la educación y la salud”.

La Concejala Clementina Vélez Gálvez exigió resultados, porque a la fecha todo se va en discursos y fotografía “y los resultados son pocos”. La Concejala hizo referencia a la crisis que afronta la ciudad porque no hay un aparato judicial operando luego del a bomba al Palacio de Justicia. “Aquí seguimos apostándole al cemento, pero al ser humano poco”, anoto.

La Cabildante Julie del Pilar Reina cuestionó el hecho que la política de seguridad se enfoque a restringir horarios nocturnos, cuando el móvil de las muertes son los ajustes personales o venganzas.

La Secretaria de Gobierno de Cali Eliana Salamanca Muñoz presentó un informe estadístico en el que se demuestra cómo los homicidios aumentaron en el primer trimestre del año 2009 comparado con el trimestre del año 2008 en más de 100 muertes violentas.

Los jóvenes son los que están muriendo producto de esa violencia dijo la funcionaria. Las comunas más violentas según el informe de Salamanca Muñoz, son las comunas 13, 14, 15 que conforman las comunas del oriente y la seis y la ocho.

En materia de inversión para seguridad la secretaría de Gobierno en el año 2007 aprobó un presupuesto por 15.373 millones de pesos, de los cuales $13 mil millones se orientaron a la Policía, y los $1.600 millones restantes para otros organismos. En el 2008 disminuye el presupuesto y se asignan para seguridad $14 mil millones, y en el 2009 vuelve a reducir el presupuesto de seguridad a $13.328 millones, de los cuales $12 mil millones son para la Policía y el resto para otros organismos.

A su turno el Comandante de la Policía Metropolitana de Cali Brigadier General Gustavo Adolfo Ricaurte Tapia, consideró que el aumento de los homicidios en el primer trimestre del 2009 en la capital del Valle preocupa. Por ello consideró que un factor podría darse por la receptividad que tiene Cali con la población desplazada que podrían sumar 72 mil personas. Otro factor, dijo el General Ricaurte, sería el sector del Distrito de Aguablanca, porque se asemeja a Municipios como Palmira, Tulúa, Buenaventura, Pereira o Ibagué, en lo que corresponde a población y tamaño. “Allí tenemos 780 unidades de Policía”, aseveró.

Ricaurte expresó que la población vulnerable en todo sentido son objeto de abuso por parte de la delincuencia, “es esa población la que hay que trabajar, porque el año anterior, dos personas pertenecientes a esa comunidad en alto riesgo o vulnerables los que fueron utilizados para realizar atentados”.

Respecto de la seguridad que prestan los 17 CAI blindados, el General Ricaurte expresó que a la fecha 12 de ellos no tienen servicios públicos y no cuentan con inmobiliario, “dado que el contratista encargado de esa construcción se estaría declarando en quiebra, y no los entregó, por ello lo que hace la Policía es prestarles vigilancia, porque no hay en ellos servicios y lo mismo ocurre con la Estación de Policía del barrio Alameda”.

El Comandante encargado de la seguridad en Cali aseveró que se requieren por lo menos ocho CAI periféricos más. Otro factor que afecta la seguridad, es que en una época tuvo 2.800 auxiliares de policía que financiaba la Policía Nacional, “pero que la Alcaldía de Cali no pudo financiar por eso en este momento hay solo 300, y se espera con recursos de la propia institución sumar 700 más”.

Entre tanto la Dirección de la Policía Nacional anunció el aumento del pie de fuerza, vehículos y motocicletas para el presente año, así como varias construcciones de estaciones en el sur y el norte de Cali, dadas las circunstancias que generan aumento de los homicidios.

María Isabel Gutiérrez directora de Cisalva entidad encargada de hacer seguimiento a las estadísticas de violencia en Cali, expresó que en el segundo semestre del año 2008 reportó cuál sería el comportamiento de la violencia, tal como se evidencia en el primero semestre del 2009. Por ello recomendó no hacer observaciones cuando se presenta el fenómeno, sino que se debe hacer seguimiento para evitar el aumento. Gutiérrez precisó que la situación de la violencia es multicausal, por ello recomendó no hacer elucubraciones alrededor del tema.

Alejandro Vásquez representante de ASONOC, asociación que reúne a los comerciantes y propietarios de establecimientos nocturnos en Cali, expreso en su intervención que la seguridad de Cali debe ser un tema que debe preocupar a todos, y no pensar que es la rumba o la diversión nocturna la única causante de esa violencia que se registra en Cali.

Por ello consideró que más que la rumba, es la presencia de autoridad en horas de la madrugada la que proporciona el orden, especialmente de la autoridad de tránsito. “En Cali se expende licor a cualquier hora del día, incluso en sitios no autorizados para esa labor y el mayor consumo se da al interior de las residencias”, preciso Vásquez quien presentó un proyecto para establecer una política de diversión nocturna.

El Concejal Milton Fabián Castrillon Rodríguez expresó que la ley zanahoria no puede ser el paño de agua tibia con que se soluciona la grave situación de Cali, cuando lo que se requiere son CAI trabajando, auxiliares de policía reforzando el trabajo comunitario, y unidades profesionales de Policía operando en contra del delito. “Mientras eso ocurre el gobierno debe garantizar la inversión social en salud, educación, cultura, empleo y vivienda para cientos de personas desplazadas y desarraigadas”, anoto.

El Cabildante Jaime Adolfo Gasca Cuellar, recordó que las estadísticas que revelan las autoridades certifican que las muertes son en vía pública y no en los establecimientos nocturnos. “Eso demuestra que el problema no es la rumba, pero la ley zanahoria si afecta una economía nocturna que genera empleo e ingresos por más de 500 mil millones”, precisó Gasca quien demando mayor vigilancia para el Distrito de Aguablanca que es donde están los muertos.

Gasca solicitó plantear un modelo para establecer vigilancia en la madrugada, pero no establecer una hora, que lo único que genera es desplazar la rumba a los municipios del área metropolitana.

El Médico Epidemiólogo y Concejal Rodrigo Guerrero Velasco, recordó que el problema de violencia es multicausal, y es ahí donde debe empoderarse la administración municipal para tener éxito. Es fundamental, dijo el Concejal Guerrero, que se fortalezca a la Policía y la Justicia.

“Está demostrado que el desorden antecede al crimen, por ello el gobierno de Cali debe trabajar en esos frentes. Otro factor son las armas de fuego que generan la letalidad”, aseveró. Respecto del consumo de alcohol, Guerrero Velasco le restó importancia, al expresar, “que seguramente ese es un factor, que solo influye en un 10% sobre las muertes violentas que tiene Cali”.

El Concejal Carlos Hernando Pinilla Malo recordó que cuando se propusieron los CAI blindados se planteaba un modelo de seguridad por cuadrantes, “que no está dando resultado porque los CAI blindados no funcionan por falta de equipamiento urbano”.

El Cabildante Wilson Neber Arias Castillo, advirtió que en Cali se le está dando mayor prioridad al cemento que la inversión social. Arias rechazó una posibilidad de establecer campamentos militares en las comunas vulnerables, sobre la base que la Policía paso de 500 a más de 700 hombres en el Distrito de Aguablanca. En lo que corresponde a la ley zanahoria, Arias Castillo sostuvo que tampoco Cisalva tiene clara las causas de violencia que hoy se le atribuyen al consumo de alcohol; “eso conlleva a que se debe apuntar a otros sectores”.

Para el Concejal Jorge Eliécer Tamayo Marulanda la decisión debe buscar un fortalecimiento de inversión para reducir la inequidad y la injusticia que hoy vive Cali, “Porque está es una ciudad receptora de desplazamiento, haciendo mínimos los presupuestos locales para responder a esa población que llega día a día, por ello en el 2010 el Municipio será inviable por el pasivo pensional y por el pago del capital de la deuda pública”.

La Cabildante Julie del Pilar Reina Díaz solicitó de manera categórica la revisión del Decreto que ha venido haciendo carrera al interior del gobierno para implantar la ley zanahoria que hoy afecta la economía local, pero que no aporta a la seguridad ciudadana como lo demuestran las estadísticas.

Entre tanto la Concejala Clementina Vélez Gálvez afirmó que la crisis de la inseguridad en Cali inicio con la congestión que viven los estrados judiciales, y que se agravó con el bombazo al Palacio de Justicia.

Vélez también demando mayor operatividad al interior del gobierno de manera transversal para evitar seguir cayendo en la inmediatez pero sin resultados, “porque el tema de la justicia es grave y todo quedó en discursos y sin resultados; a todo ello hay que sumarle la falta de inversión social que es poca comparada con las obras viales que propone el Alcalde Ospina”.

OFICINA DE COMUNICACIONES Y RELACIONES CORPORATIVAS

Número de visitas a esta página: 1463
Fecha de publicación: 17/04/2009


Comentarios

Vea todos los comentarios

Comparte esta publicación

Acerca de este Portal Nexura