Zona Bloque 3

  • Inicio
  • “El Concejo debe respaldar la economía naranja y tomar acción a favor de las escuelas de salsa de Cali”: Andrea Buenaventura Borrero

“El Concejo debe respaldar la economía naranja y tomar acción a favor de las escuelas de salsa de Cali”: Andrea Buenaventura Borrero

“El Concejo debe respaldar la economía naranja y tomar acción a favor de las escuelas de salsa de Cali”: Andrea Buenaventura Borrero

Santiago de Cali, 8 de abril de 2014.- Grandes reflexiones entorno a “la economía naranja”, terminología que utiliza el Banco Interamericano de Desarrollo para referirse a la riqueza basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y la herencia cultural de cada región, hizo la empresaria cultural Andrea Buenaventura Borrero, Directora de la Fundación Delirio, tras recibir la Medalla Santiago de Cali en el Grado Cruz de Oro que le otorgó el Concejo a iniciativa de la Concejal Noralba García Moreno.

 

“Cali es una ciudad lúdica, festiva y con un enorme proliferación de talentos en todos los campos, pero hacen falta marcos prácticos para el desarrollo de políticas que aprovechen esas oportunidades de desarrollo social y económico y se requiere que el Concejo como junta directiva del Municipio se sumen al debate y a la acción sobre las oportunidades de esta industria o economía naranja y nos ayuden a construir y reconstruir el futuro de nuestros jóvenes” , manifestó Andrea Buenaventura convocando al Concejo a que apoye la promoción de la industria cultural como alternativa para reducir la brecha económica y los índices de pobreza de Cali.

 

Durante su intervención Andrea Buenaventura Borrero, convocó a los Concejales a no hablar más de Cali como la Capital de la Salsa, cuando lo que se debe tomar es posición y acción a favor del proyecto Escuela Apoyada, que promueven las Escuelas de Salsa de Cali y que se constituye con sus lineamientos en una oportunidad de progreso, desarrollo y economía para los más de 2500 bailarines profesionales que existen en la municipalidad.

 

“Criticar en Colombia es ya una práctica habitual y criticar a los políticos de profesión es un discurso que arranca aplauso en los auditorios. Pero cuando ciudadanos como yo ponemos nuestro nombre al servicio público y se conoce, se vive y se convive con los sectores menos favorecidos, entendemos el esfuerzo, la pasión y la dedicación que implica ejercer la ingrata profesión llamada política. Porque como en todo sector hay gente con débiles principios éticos. Pero puedo dar fe que en la política son más los buenos que los malos”; afirmó Andrea Buenaventura ante la plenaria del Concejo.

 

También hizo tres reflexiones. La primera enfocada a que desde el Concejo la Cultura ocupe un lugar diario a través de la política pública y sus presupuestos. Para ello Buenaventura Borrero, hizo referencia al último documento del Banco Interamericano de Desarrollo y “la economía naranja” que representa la riqueza basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y la herencia cultural de cada región. 

 

“Hay datos sorprendentes, como por ejemplo que el Circo del Sol emplea a más de 5 mil personas y reporta ventas que superan los 800 millones de dólares anuales. O se estima que uno de cada 10 empleos en Buenos Aires dependen de las industrias creativas de la economía naranja, generando 9 de cada 100 pesos de su economía; o que el Carnaval de Río atrajo a 850 mil visitantes en el año 2012 quienes contribuyeron a la economía del Estado con 628 millones de dólares en consumo”, narró la empresaria caleña quien convocó al Estado caleño a asumir el reto de la economía naranja mejorando la eficiencia del sistema y arriesgarse con ideas nuevas.

 

Para ello Buenaventura Borrero consideró vital que tal como lo recomienda el documento del Banco Mundial, primero se cierre la brecha del desconocimiento del sector cultural; segundo, lograr que las instituciones públicas y privadas superen el falso dilema entre el desarrollo económico y el cultural, tercero, considerar la economía naranja una industria, entendiendo la naturaleza de desarrollar intangibles, que es diferente a la producción de bienes y servicios; cuarto, mejorar la infraestructura física y virtual de la ciudad; quinto, generar oportunidades para la formación y el fomento de artistas y creativos de manera democrática; sexto, ver la industria naranja como una oportunidad probada para generar y regenerar el tejido social, entender que la creativa no se sucede en el vacío y que necesita incentivos para producir.

 

También recomendó dejar de hablar solo a Cali “como la ciudad de la salsa”  y pasar a concretar acciones para ofrecer oportunidades a los seres humanos que componen ese sector. A la fecha, recordó, Cali tiene censadas 45 escuelas de salsa, que suponen 2.500 bailarines profesionales y un seminario de 5 mil bailares potenciales profesionales.

 

“Las escuelas están en la zona más popular del Municipio. Ellos deben ser objeto del debate público, porque en las escuelas esos jóvenes dejan en promedio 10 mil horas de práctica en su infancia y adolescencia, y tanto esfuerzo es demanda una oportunidad para demostrar lo que pueden hacer con su talento”, aseveró Andrea Buenaventura Borrero quien pidió apoyo del Concejo para el proyecto Escuela Apoyada, que se radicó por parte de la Asociación de Bailarines de Salsa, en la Secretaría de Cultura de Cali, que debe ser desarrollado para fomentar un futuro promisorio.

Número de visitas a esta página: 1638
Fecha de publicación: 09/04/2014


Comentarios

Vea todos los comentarios

Comparte esta publicación

Acerca de este Portal Nexura